Etiqueta: empleo

Tips del Centro Público de Empleo (CEPE)

El 31 de Diciembre de 2017, alguien en Facebook hizo la siguiente pregunta:
Screen Shot 2018-01-09 at 8.18.41 PM

Como ocurre normalmente en los grupos de Venezolanos en Uruguay (hay varios en Facebook) alguien le respondió que tenía uno que había hecho y le había dado resultado (a ella) y que lo hizo según la asesoría que le dieron en el CEPE. Acto seguido un río de gente le pidió que mandara el modelo por email – yo también me anoté y en el email que me envió me escribió lo siguiente “Por favor, compártelo con otras personas que lo necesiten, la idea es que nos apoyemos entre todos.” Así es amiga… esa es la actitud.

CEPE o Centro Público de Empleo son unidades creadas por convenio entre el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, la Dirección de Empleo y los Gobiernos Departamentales en Uruguay (aquí no hay estados sino departamentos). Hay en todo el territorio nacional y el objetivo es “facilitar el encuentro entre trabajadores que buscan empleo formal y las empresas que lo ofrecen en pro de mejorar la situación del empleo.” Los servicios prestados por los CEPE son completamente gratuitos brindando “herramientas para facilitar el acceso al mercado laboral: Información, Orientación Laboral (individual y talleres), Intermediación Laboral (ingresa gratuitamente su currículum en Vía Trabajo).

La chica que nos compartió el CV vía email hizo 3 modelos de CV. Explica que hizo uno muy básico, detallando su educación secundaria nada más y su último empleo. Ese lo utilizó para postularse a ofertas de vendedora, ayudante de cocina, atención al público, etc. Otro intermedio, para postularse a empleos que no fueran tan básicos (recepcionista, call center, cajera, secretaria) Y un CV FULL que adjuntó en las bolsas de empleo y envió a las ofertas que si eran de su área.

  • El modelo que anexo a continuación es el enviado por ella y es básico, la idea es seguir la misma secuencia.

Recomendaciones:

  1. No colocar cualidades como: proactivo, puntual, responsable, capacidad de trabajar bajo presión, responsabilidad, etc. porque son subjetivas y no suman, al contrario. Es mejor hacer una lista de las habilidades adquiridas en tu experiencia laboral, por ejemplo: redacción de informes, registro y control de documentos, manejo de sistema tal, elaboración de X cosa.
  2. No usar más de dos colores, ni flores, ni adornos.
  3. Usar Arial o cualquier otra de esa familia. Usar negritas para resaltar algo importante. Sin adornos y de buen tamaño (12 preferiblemente). Tratar de que sea una sola hoja (máximo 2).
  4. Usar una buena foto, con fondo blanco preferiblemente.
  5. Las referencias son SUMAMENTE importantes. Incluye referencias laborales y personales e identifícalas.

Muchas gracias! Espero que les ayude. Hay muchos artículos con tips sobre la búsqueda de empleo en Uruguay. Puedes encontrarlos aquí y aquí.

 

Anuncios

EN VIVO! Sesión #2: Preguntas Frecuentes

Gracias a todos por participar!

EN VIVO! Sesión #1: Preguntas Frecuentes

Bueno… después de tanto tiempo me decidí a lanzarme al agua y hacer un video en vivo contestando preguntas frecuentes. No estuvo fácil y hubo problemas técnicos pero MILLONES DE GRACIAS a los que se quedaron a charlar.

Aquí dejo los enlaces a los artículos que responden las preguntas que hicieron:

Sobre el Currículum Vitae perfecto

Las docenas de correos que he recibido por parte de compatriotas venezolanos solicitando algún modelo o plantilla para diseñar una hoja curricular sencilla que les permita presentarse a una vacante de “empleo rápido” en Uruguay, me ha motivado a redactar este breve post. Todo surgió de un artículo que generó una importante cantidad de comentarios y un feedback mayor al esperado por tratarse de un tema esencial: la persistente búsqueda de trabajo.

Quienes se encuentran fuera de Venezuela por diversas razones (salud, estudios, familia, desarrollo profesional, seguridad, calidad de vida, etc.), en su abrumadora mayoría, no cuentan con becas, subsidios ni financiamientos, lo que ha impulsado a esta gran masa migrante (casi toda conformada por técnicos y profesionales para dicha de los países que la reciben y para desgracia de Venezuela) al mercado laboral. Todos buscan un primer empleo que les permita pagar los gastos esenciales mientras enfilan hacia una empresa o emprendimiento personal de su área profesional o vocacional.

Como preámbulo, preciso advertir que no soy consejero en recursos humanos, tampoco trabajé jamás en una reclutadora de personal ni nada por el estilo. Soy un periodista con algo de sentido común y un poco de calle. Capaz en el panel de comentarios aparecerá (eso espero) un experto en el tema que pueda refinar este aporte en beneficio de la comunidad que lee el blog.

Puntualicemos:

  1. No existe un CV perfecto. La magia puede que esté en todos lados menos en la elaboración de una carta de presentación, pues, en definitiva, y eso te lo confirmarán las entrevistas de trabajo en el Uruguay, tu mejor CV eres tú mismo. Tú forma de abordar la búsqueda de empleo, la actitud con la que te presentas en cada entrevista, la energía que le transmites al empleador y la manera de afrontar los retos. Existen sí modelos “ideales” de lo que debe ser un CV sencillo. Todos tienen más o menos lo mismo: datos personales (actualizados), una buena fotografía, estudios realizados, experiencia laboral y aptitudes.
  2. “¿Y qué datos ‘actualizados’ coloco si estoy esperando por cita en el Ministerio de Relaciones Exteriores o aún está en trámite mi residencia Mercosur?”. Número telefónico de contacto, dirección, email y número de pasaporte con el agregado “(cédula en trámite)”. Puedes trabajar con tu pasaporte aunque en algunos sitios solicitan la cédula uruguaya. Demás está decir que cada empresa es libre de fijar su política de admisión de personal. No obstante, por lo general ésta es muy flexible, así que difícilmente eso será un tropiezo.
  3. “¿Qué estudios debo colocar?”. La experiencia personal y la de muchos amigos acá confirmaron lo que los grupos de Facebook tienen rato diciendo: si buscas trabajo como asistente administrativo, recepcionista, vendedor en una tienda o mozo en un restaurante, entenderás que nada haces colocando el título de tu postgrado o la mención de la carrera en que egresaste, a menos que sea vinculante. En principio es difícil borrar nuestros méritos académicos por un tema de orgullo personal (justificado), empero, ciertamente hay que adecuarse. La lógica nos dice que los médicos no trabajan en call-centers ni los abogados en zapaterías, pero tampoco la lógica previó que la diáspora de profesionales venezolanos iba a ser tan grande. A muchos de los que conozco les ha ido bien mencionando en el CV solo su titulación universitaria principal (si la tienen) y su titulación de bachillerato.
  4. Experiencia laboral: naturalmente deberás colocar la venezolana. Busca la más a tono con el trabajo que aspiras y si no la tienes, obvia este segmento. Siempre será mejor decir la verdad: no tienes experiencia como cajera de una panadería, pero igual lo puedes hacer muy bien. Luego de eso, algunas aptitudes genéricas: responsabilidad, puntualidad, compromiso con los nuevos retos laborales, disponibilidad horaria…

Modelos de CV

Hay millones de plantillas y millones de tutoriales. No hay nada nuevo que decir, solo buscar en Internet algún modelo que sirva de ejemplo y cumpla con los parámetros sugeridos anteriormente. Con una sola página es suficiente. Intenta no colapsarla de texto y, por tu bienestar, evita cualquier detalle ortográfico. Algunos sitios en Internet con plantillas gratis que me parece que pueden ayudar un poco son: empapelarte, miCVideal, mclanfranconi y magicalartstudio.

Sobre el currículo requerido por las universidades e institutos de investigación

Para quienes van a realizar estudios de postgrado en Uruguay, o buscan empleo en universidades como becarios, investigadores o docentes, agrego lo siguiente: la Universidad de la República cuenta con un formato específico de CV (por lo general se usan las siglas “CVUy”) que pueden utilizar para aplicar en ésta y las otras casas de estudios superiores (he visto otros mucho más sencillos como el de la Universidad ORT, sin embargo creo que el CVUy es el más completo y cumple con las exigencias de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación). Les dejo un modelo publicado por la Facultad de Comunicación e Información, una plantilla en word y la guía oficial de la Udelar para la elaboración del CVUy.

Espero que este post sirva como un modesto aporte para todos los que siguen con interés el blog.

¡Éxito!

Ángel Arellano
Email: asearellano@yahoo.es
Twitter: @angelarellano
www.angelarellano.com.ve

Un Año Blogueando: ¿Qué les puedo decir?

Screen Shot 2016-05-16 at 10.07.10 AM

FELIZ CUMPLE! Parece mentira que ya hace un año que se me ocurrió la brillante idea de reubicarme en Uruguay y que buscando información me topé con la página de Facebook Venezolanos en Uruguay!!! Allí alguien recomendó la idea de crear un blog donde todas las preguntas que tanto se repetían y sus respuestas estuvieran concentradas. La idea me pareció genial y pasaron varios días y nadie se animaba a hacerlo así que me puse a escribir. Desde entonces el pequeño blog ha recibido mas de 200.000 visitas y personalmente he respondido a mas de 400 comentarios, unos 500 emails, y cientos de mensajes via Twitter, Instagram, WhatsApp y Facebook. Ha sido (y espero que siga siendo) una experiencia increíble conocer sus historias. Gracias por la confianza y espero que les vaya genial… eso sí, recuerden:

Cada proceso migratorio es único – el éxito de cada quien será el resultado del plan que armen y como lo ejecutan. Este blog es solo UNA fuente. El internet es tu mejor aliado y tu te conoces mejor que nadie. No sigas mis pasos (ni los de nadie). Construye tu propio camino, el que te convenga mejor, el que está diseñado para lograr tu propio éxito.

Les recuerdo que comencé el blog antes de mudarme y personalmente solo tengo tres meses y medio en Uruguay. Hoy les voy a contar un poco de mi experiencia hasta ahora.

Antes de venir a Uruguay – No conocía Uruguay ni a nadie en Uruguay antes de decidirme. En ¿Cómo elegir un país para emigrar? mas o menos explico como tome la decisión. Yo identifiqué cinco características importantes: (1) Facilidad de Residencia, (2) Idioma, (3) Posibilidades Laborales con mi nivel de inglés (nativo) y profesión (marketing), (4) Cercanía a Venezuela y (5) cultura local compatible.

En Facebook alguien me pasó el documento Guía para vivir en Uruguay (descarga directa) y en Noviembre 2015 pedí mi cita para la residencia. En Noviembre había cita para Febrero (recuerden, esto es algo que hay que pedir con antelación).

Mi Primera Semana en Uruguay – Yo llegué al Hotel Alvear en pleno centro de Montevideo (reservé con booking.com) y a solo cuadra y media del Ministerio de Relaciones Exteriores. Llegué un domingo 31 de Enero y mi cita era el 5 de Febrero. Aproveché los primeros días para caminar la ciudad, sacar el carné de salud (si, aquí se dice carné), obtener la Tarjeta STM para usar el transporte público, ponerle línea a mi celular (con ANTEL), y pedir la cita para la cédula para el mismo 5 de febrero pero en la tarde. Lee Viernes Sociales: Residencia y Cédula.

La Vivienda – Esa primera semana en Montevideo también la usé para buscar donde vivir. Para mí era importante conseguir una habitación para mi sola y por lo tanto las residencias no me servían. Las pensiones que visité fueron terribles pero finalmente a través de una amiga venezolana que había hecho en Facebook, y que había llegado un poco antes que yo, supe de un quasi-monoambiente que estaba disponible. Mi apartamentico es un cuarto grande dentro de una casa que comparto con 8 personas mas. He corrido con muchísima suerte pues esos ocho extraños en poco tiempo se han convertido en familia. Me encuentro ahora en la zona de Unión que no es muy retirado del centro de la ciudad y que tiene muy buena locomoción.

El Trabajo – Antes de llegar a Uruguay ya me había inscrito en todas los portales de empleo que pude y al llegar compré El Gallito (viene dentro de El País los domingos). Aunque mi área profesional realmente es marketing, tengo muchos años de experiencia dando clases de inglés así que preparé tres CV: (1) Profesor de Ingles, (2) Profesor Universitario de Comunicación, y (3) Especialista de Marketing. Actualicé mi CV en los portales de empleo, entregué en persona en cuánto lugar se me ocurrió, y apliqué vía email a otros tantos. Me llamaron de un colegio bilingüe a los pocos días y pensando “agarrando aunque sea fallo” acepté la oferta de empleo que me hicieron. Allí una nueva compañera de trabajo me habló de un instituto cercano que también buscaba teacher y fue así como el 15 de Marzo, seis semanas después de haber llegado a Uruguay me encontré trabajando mas de 40 horas a la semana.

OJO! Aquí en Uruguay se cobra una vez al mes, generalmente dentro de los primeros 10 días del mes. Aunque yo comencé a trabajar relativamente rápido, fue apenas esta semana pasada que cobré mi primer sueldo completo (de los dos trabajos).

La Salud – Al comenzar a trabajar, la empresa te inscribe en el Banco de Previsión Social (BPS) y entonces eres libre de elegir una mutualista para afiliarte o decidirte por ASSE, la salud pública. Yo entre a http://atuservicio.uy/ y allí comparé varias prestadoras de salud y me decidí por Circulo Católico. Ya lo he usado y no tengo queja. Las policlínicas no serán las mas modernas en infraestructura pero el trato es cordial y el servicio es bueno.

Costo de Vida – Actualmente mis gastos mensuales rondan los 22000 pesos al mes (unos US$690): 11000 en alquiler, 3000 en transporte, 5000 en comida, aseo personal, y artículos de limpieza, 500 en teléfono (mas que todo data), y 2500 en gastos varios: ropa, entretenimiento, etc. Mis dos sueldos me permiten ahorrar un poquito y/o enviar dinero a Venezuela.

El Futuro – Ya al cumplir tres meses trabajando puedo obtener una TDC uruguaya y optar por garantía de vivienda a través de Porto Seguro así que espero pasar las vacaciones de invierno buscando apartamento.

Seguiré trabajando para mantener el blog actualizado con información relevante para los venezolanos que estén pensando en emigrar a Uruguay siempre recordándoles que el blog no toma el lugar de la investigación que cada quien tiene que hacer. Aquí les dejo claro como hacer el trámite y una guía básica para que armen su plan; pero no olvides, es TU PLAN! 

Un Beso, Antonieta.

El mercado uruguayo busca más emprendedores

Interesante, aunque no es una sorpresa, toda vez que como se sabe, la sociedad uruguaya se caracteriza por ser tradicional y conservadora en cuanto a sus costumbres, valores y procedimientos. Ojo, esto no ha impedido que el Uruguay sea uno de los países con un mercado tecnológico-informático más amplios y atractivos en América Latina, que invita además a las inversiones extranjeras por sus elevados estándares de seguridad jurídica y estabilidad política.

Las empresas uruguayas buscan un recurso humano más ambicioso, emprendedor, que aporte nuevas ideas y se imponga retos cada vez más atrevidos. Así lo reseña un trabajo publicado por el diario El Observador en donde se refiere que las compañías de la nación oriental buscan generar ambientes de trabajo en el que sus empleados puedan desarrollar nuevos negocios.

«Hay una pregunta que desvela a los directivos de las grandes compañías del mundo: “¿Estará alguien, en alguna parte del mundo, creando un nuevo servicio o producto que pueda sacudir mi industria?”. Le pasó a los taxistas con Uber, a las cadenas hoteleras con Airbnb, al cine y a la televisión tradicional con Netflix, y a los grandes centros comerciales con Amazon.

De hecho, según reveló el estudio Global CEO Outlook de KPMG, publicado en setiembre de 2015, el 74% de los directivos de las compañías más grandes del mundo, manifestaron estar preocupados por la entrada de nuevos actores que transformen su modelo de negocios, y el 66% por la vigencia que tendrán sus productos o servicios en los próximos tres años».

Recientemente en un café, un gerente uruguayo me comentaba algunas impresiones: el mercado precisa más visión a futuro, gente con hambre de trascendencia. Cuando compartí este artículo de El Observador en mi cuenta de LinkedIn, recibí el siguiente comentario: “En un mercado globalizado y que está cambiando por las tecnologías disruptivas es lógico que busquen un perfil que aporte nuevas ideas, en el caso uruguayo han destacado en la industria del software, industria competitiva y global”.

Qué buena oportunidad para los venezolanos que llegan a esta tierra a emprender y hacerse un espacio en el mercado. En Uruguay, luego de la ola de venezolanos establecidos en el país, en su mayoría jóvenes profesionales con experiencia en diversas áreas, se ha generado una matriz de opinión positiva para con nuestros compatriotas. Diversas empresas han optado por personal venezolano por encontrarlo dinámico, responsable y con un alto sentido al logro de los objetivos. Esto lo hemos mencionado en artículos anteriores.

La recomendación que sugiere el artículo de El Observador para los gerentes, es la creación de espacios fértiles que faciliten el nacimiento de nuevos negocios dentro de las empresas. Ahora bien, para los profesionales que aspiran desarrollar sus ideas en estas empresas hay además una sugerencia implícita: deben no sólo adaptarse, sino especializarse en tecnologías y aplicaciones asociadas a su área profesional, organizar sus propuestas en planes de trabajo formales listos para ser presentados, y abrirse al emprendimiento.

Ángel Arellano
Email: asearellano@yahoo.es
Twitter: @angelarellano
www.angelarellano.com.ve

La persistente búsqueda de trabajo

 

“No es cuestión de leche, es cuestión de actitud”, es el título de un best seller venezolano que nunca leí, pero también un adagio popular, en perfecto criollo, “más viejo que la sarna”.

En la incesante búsqueda de trabajo para cubrir nuestras necesidades inmediatas, encontraremos muchos desiertos. La mayoría de los venezolanos que salen del país no son “boligarcas”, hijos de pdveseros enchufados, “rubios y blancos” (en los términos de VTV), “hijos de papi y mami” (siguiendo a Zurda Konducta), ni propietarios de abultadas cuentas en dólares como los dirigentes de la primera línea del gobierno de Nicolás Maduro. El grueso de los compatriotas que parten a nuevos horizontes, más por desespero que por querer desprenderse de su terruño, viajan con la mochila y la cartera justa. Muy justa. Los ahorros de la vida, cuando son transformados en dólares, agregando lo obtenido por la venta de algunos bienes, son poco más que polvo, pues la tasa de cambio real, la innombrable, de la que desde hace años no se esperan más sorpresas porque ha llegado a donde todos creímos que nunca llegaría (y seguirá subiendo), apenas se convierten en algunos dólares. Cuando cambias los bolívares a la moneda imperial, la cuenta más optimista te ofrece el resultado de que con mucho sacrificio puedes financiar un par de meses de tu estadía en otro país mientras consigues algún trabajo.

Además, hay que mencionar, porque no son pocos los casos, el importante número de personas, en su mayoría entre 18 y 30 años, que por no poseer autos, inmuebles y ahorros en Venezuela, sino una formación académica promedio y unas altísimas ganas de superación, emigran sin un centavo. Una clara acción de desespero. Seguro se estarán haciendo una idea de todo lo que están pasando esos compatriotas. La primera interrogante que se formula en nuestras cabezas es la siguiente: “¿pero están locos?”. Yo he respondido así: ¿acaso la crisis en Venezuela no es para volverse loco? La decisión de cada quien debe ser respetada. Mil y un razones invaden a los compatriotas que emigran, casi todas son tristes y lamentables, cuando no terribles y horrorosas.

Pues bien, hablando de trabajo, que es el título de este post, me permito hacer algunas sugerencias basadas en mi experiencia personal. No quiero referir otro caso que no sea el único que conozco muy bien: el mío. Viajé a Uruguay con fines exclusivamente académicos, sin embargo, como casi todos los estudiantes venezolanos que están en el extranjero, no cuento con la venia de los dólares preferenciales y aun, por razones del proceso de admisión de la Universidad, no puedo concursar por una beca. Entonces tuve que, como el resto, buscar un empleo para cubrir mis necesidades, pues los ahorros de mi vida, así como los de varios que leen este post, se redujeron a un pequeño fajo de billetes verdes que en una economía distinta a la venezolana (la del mundo real), no alcanza para mucho.

Como ya se ha dicho en distintas publicaciones, a la hora de buscar trabajo en un país como Uruguay, el diseño de la hoja curricular tiene un peso relevante. Si no estás calificado (en lo académico o en experiencia) para el área en la que estás solicitando la vacante, posiblemente no seas tomado en cuenta. Capaz sí,  hay un margen de posibilidades pequeño, pero vaya que uno se encuentra con sorpresas. Uruguay es un país muy solidario y he escuchado muchas anécdotas gratas, así como cuentos que preferí nunca haber oído.

Las primeras dos semanas, toda vez que la Universidad estaba de vacaciones y mis conocidos acá poco me podían orientar al respecto, comencé a entregar el resumen curricular en diversos sitios, todos asociados a mi profesión: periódicos, radios, páginas web, agencias de publicidad o relaciones públicas, escuelas de comunicación social, etc. En muchos sitios me respondieron con una seña extraña: “sobrecalificado”. En otros, no se tomaron la molestia en darse por enterados. Estaba por iniciar diciembre y en Uruguay, como en todos lados, la gente estaba concentrada en la Navidad y en las fiestas.

A mediados de la segunda semana, preocupado por los resultados obtenidos, me fui hasta Pepito Bar (Calle Colonia Nro. 2000) a conocer el sitio y tomar algo. Camilo, uno de sus propietarios, un pana muy gentil y amable, me leyó la cartilla que le había dicho a otros cientos que habían pasado por el lugar.

  • Chamo, tu currículo está muy bueno. Te felicito por tu experiencia y lo que tienes aquí plasmado. Pero… tienes que borrar todo.
  • ¿Borrar todo?
  • Sí mi pana, todo. Deja tu nombre, tu foto, tus datos, coloca que eres bachiller, algunas aptitudes y que tienes disponibilidad inmediata.
  • ¡Coño!
  • Sí, ya sé lo que se siente tener que quitar todos tus logros por los que sudaste tanto, pero si no, vas a tener que seguir esperando una vacante para tu perfil y no algo que te permita tener un ingreso básico y cubrir tus gastos.
  • Tienes razón, sí va. ¡Voy pa’ esa!

Ese consejo no es nuevo. Tiene meses rodando en los grupos de Facebook de Venezolanos en Uruguay, solo que simplemente yo no lo había leído. Además, Camilo redondeó la conversación con algo que creo fundamental: “sácale cien copias a ese nuevo currículo. Tiene que ser de una hojita nada más, y empapela todo Montevideo. Llévalo a todos lados que seguro te llaman”.

Ese día estuve en Pepito Bar en horas del mediodía. Me fui de ahí, llegué a mi hospedaje, saqué la laptop, apreté DELETE y modifiqué el CV hasta reducirlo a una página. Un resumen muy, muy, muy simple. Esa misma tarde fui hasta la Universidad a sacar copias en el centro de estudiantes (siempre es más económico comparado con cualquier otro sitio, por razones obvias). Con el inicio de la nueva jornada, salí a la calle repensando el reto de buscar trabajo. No soy promotor de la autoayuda, no practico yoga y ejercito menos de lo que recomiendo las técnicas de respiración que permiten la relajación del organismo y el enfoque de la mente. No obstante, pude organizarme espiritualmente y entregar ese papel en cuanto sitio vi abierto. No le di atención al cartel de “Se busca” que colocan comúnmente los locales comerciales en su puerta. Visité todo el centro de la ciudad, algunas avenidas principales, la Ciudad Vieja y los centros comerciales más populares.

Pasé tres días dedicado únicamente a entregar ese CV chueco que sería mi pasaporte a un empleo rápido y “salvador de la Patria”. También me postulé a todas las ofertas de trabajo existentes en las diversas páginas web de clasificados, con el nuevo CV y los datos en Uruguay (aun sin cédula provisoria).

Así fue. Al cuarto día me olvidé del asunto. Dejé la programación neurolingüística en el cajón, me puse una chaqueta y pase todo el fin de semana asistiendo a actividades de la Facultad en conmemoración a los 30 años de la democracia uruguaya. Y, tal como NO tenía previsto, la fórmula de Pepito Bar dio justo en el blanco. El lunes a la 1:00pm, cuando mi cerebro quería bombardearme con signos de derrota por los aparentes resultados del operativo relámpago de la semana anterior, me llamaron para una entrevista. ¡Bingo! Me tragué cuarenta pastillas de simpatía y corrí al llamado. Fueron muy cordiales, no le dieron mucha atención al tema de la cédula y cerraron la conversación con un expectante “creemos que todo está bien y que podemos tomarte para el puesto. De ser así, te llamamos al final de la tarde”. A las 8:00 pm recibí la llamada. Listo. ¡Home run! En la espera de esa confirmación surgieron otras invitaciones para entrevistas, pero no quise forzar las cosas y arriesgarme a perder la opción que me habían dado. Acepté lo seguro.

Tres meses después, mientras en Uruguay la economía y las oficinas de RRHH van arrancando (acá todo inicia con el año escolar en marzo), sigo trabajando en el mismo sitio. No ejerzo mi profesión, no es el salario de El gran Gatsby, ni me doy mayores lujos, pero puedo cubrir mis gastos para pagar el alquiler, comida, servicios básicos y algo que queda por ahí entre el remanente y los cherechere (por la costumbre perdida de usar monedas). Eso, que en Venezuela es un imposible, aquí lo conseguí con un poco de buena voluntad, y sí, algo de “leche”.

Algunos de los que tienen meses buscando trabajo en Uruguay o en otro país dirá “pero este pana lo que tuvo fue suerte, no siempre es así”. Es correcto. Puede que sea así, pero también puede que el procedimiento, tal como lo hice, de resultados.

Resumo en tres pasos:

1) Modifica tu CV. Haz uno sencillo, lo más simple (sin perder la estética). Agrégale tus datos, una buena foto y sácale 100 ó 200 copias en un centro de copiado económico (busca una Universidad, liceo o instituto tecnológico).

2) Planifica tu agenda para que te dediques por lo menos una semana exhaustivamente a entregarlo en toda la ciudad. Olvídate de los letreros de vacantes, de los avisos en las vidrieras y de los encargados que no te aceptan el papel o que te devuelven una expresión no tan cordial. Entrégalo en todos lados. Sí. ¡Hazlo! Además, envía el CV por todos los portales web. Revisa que tus datos estén cargados completamente y que estén bien escritos. Pide ayuda si no sabes.

3) Deja a un lado la actitud negativa. Respira, haz yoga, prográmate positivamente. Lo que nunca practicaste, eso de autoayuda y todas esas recomendaciones holísticas, etc. hazlo. Necesitas estar concentrado 100% en buscar trabajo. Lo vas a lograr.

Antes de culminar, quiero decir lo siguiente: estas recomendaciones son el resumen de mi experiencia personal y de lo que he aconsejado a otros venezolanos que han estado en la búsqueda de trabajo en Uruguay. Conozco cinco personas con las que hablé esto y lograron el empleo. ¿De que vuelan vuelan? Por la red conocí a otros en países diferentes que hicieron algo similar y también acertaron. Por otro lado, así como sé de gente que pudo, sé de otros que fallaron. ¿La razón? Básicamente era porque tenían un error en uno de los tres pasos, bien por desconocimiento, bien por pesimismo, o bien, sí, por flojera.

Sí se puede.

Nota: no dejes de entregar tu CV completo, con soportes y demás detalles, siguiendo los formatos solicitados, en las empresas e instituciones en las que quieres ingresar. En eso debes persistir. Llegará el momento. Disciplina.

Ángel Arellano
Email: asearellano@yahoo.es
Twitter: @angelarellano
www.angelarellano.com.ve

NOTA DEL EDITOR: Otros artículos con tips para buscar en empleo en Uruguay, Véndete Bien: Buscando Trabajo en Uruguay, Viernes Sociales: Buscando Trabajo en Uruguay PARTE II, ¡Auxilio! No encuentro Empleo 😦 entre otros