Etiqueta: emigrar

Gracias Uruguay: Un Año Después

Hola amigos! WOW! Me doy cuenta que tengo meses sin escribir; sin embargo, no han disminuido el numero de visitas al blog, ni los comentarios, ni las preguntas. Gracias por continuar leyendo, compartiendo y participando.

Hoy, 31 de Enero 2017 cumplo un año de haber llegado a Uruguay y quiero ponerlos al día con como va mi vida aquí. Parece mentira que ya ha pasado un año que armé mis maletas. Ya hace un año que llegué a Uruguay, sola, sin conocer a nadie (personalmente) y sin saber lo que me esperaba. Un año después no me siento satisfecha pero no me arrepiento. Ha sido un año de mucho crecimiento y aprendizaje y de reconocer que aunque el blog, los grupos de Facebook, Instagram, y Twitter están llenos de información, nada… NADA… supera la experiencia.

Como muchos de ustedes ya saben yo corrí con mucha suerte y comencé a trabajar a las dos semanas de haber llegado a Uruguay; no necesariamente en mi área (marketing) pero en mi segunda carrera (educación: inglés). No puedo quejarme, conseguí dos trabajos que me ocupaban 45 horas a la semana, un tanto lejos de casa, pero que me permiten enviar dinero a Venezuela, hacer un poco de turismo, entretenerme y ahorrar un poco.

Llegué al Hotel Alvear en el Centro donde viví una semana mientras solicitaba la residencia permanente y tramitaba la cédula,  sacaba la tarjeta de transporte, le ponía línea a mi teléfono, y sacaba el carné de salud. De allí pasé a una pensión en Unión (8 de Octubre). Allí conocí a mi familia peluche, un grupo de venezolanos, salvadoreños, y un brasileño que han sido un gran apoyo.

En la pensión estuve seis meses de los cuales cuatro pasé en una habitación/monoambiente y los otros dos compartiendo con una nueva amiga que hice aquí – compartiendo habitación logré disminuir mis gastos muchísimo y ahorrar un poco mas para el momento de la mudanza.

En Agosto, mi nueva familia y yo decidimos buscar una vivienda donde pudiésemos gastar menos y/o tener mas control sobre los gastos y la libertad de recibir familiares y amigos – cosa que en pensiones generalmente está prohibido. Logramos alquilar una casa combinando los sueldos de tres personas (el mío incluido) y con garantía de Porto Seguro.

Para alquilar con Porto Seguro se pueden combinar hasta tres sueldos y todos deben tener por lo menos tres meses de antigüedad laboral. Porto Seguro aprueba una garantía equivalente a aproximadamente el 30% de la suma de los sueldos líquidos. Para información sobre otros tipos de garantía lee aquí.

En estos momentos estoy de licencia (vacaciones) – bueno – en realidad estoy suspendida del trabajo pues trabajé en un colegio bilingüe donde mi contrato culminó y en un instituto privado que cierra durante el verano. Pronto escribiré mas detalladamente que es lo que eso significa pero les adelanto que fui liquidada de ambos trabajos y que actualmente me encuentro cobrando “paro forzoso” que aquí funciona muy bien y a la fecha así que mientras estoy técnicamente sin trabajo (me esperan en el instituto tiempo completo en marzo) estoy activamente buscando empleo en mi área (marketing – si saben de algo me avisan) y no me estoy comiendo los ahorros. Con la liquidación pude amueblar mejor mi cuarto, inscribirme en algunos cursos, y enviar dinero a Venezuela. Por esto y por muchas cosas mas digo “Gracias Uruguay!”

screen-shot-2017-01-31-at-4-03-16-pm

Anuncios

EN VIVO! Sesión #2: Preguntas Frecuentes

Gracias a todos por participar!

EN VIVO! Sesión #1: Preguntas Frecuentes

Bueno… después de tanto tiempo me decidí a lanzarme al agua y hacer un video en vivo contestando preguntas frecuentes. No estuvo fácil y hubo problemas técnicos pero MILLONES DE GRACIAS a los que se quedaron a charlar.

Aquí dejo los enlaces a los artículos que responden las preguntas que hicieron:

Sobre el Currículum Vitae perfecto

Las docenas de correos que he recibido por parte de compatriotas venezolanos solicitando algún modelo o plantilla para diseñar una hoja curricular sencilla que les permita presentarse a una vacante de “empleo rápido” en Uruguay, me ha motivado a redactar este breve post. Todo surgió de un artículo que generó una importante cantidad de comentarios y un feedback mayor al esperado por tratarse de un tema esencial: la persistente búsqueda de trabajo.

Quienes se encuentran fuera de Venezuela por diversas razones (salud, estudios, familia, desarrollo profesional, seguridad, calidad de vida, etc.), en su abrumadora mayoría, no cuentan con becas, subsidios ni financiamientos, lo que ha impulsado a esta gran masa migrante (casi toda conformada por técnicos y profesionales para dicha de los países que la reciben y para desgracia de Venezuela) al mercado laboral. Todos buscan un primer empleo que les permita pagar los gastos esenciales mientras enfilan hacia una empresa o emprendimiento personal de su área profesional o vocacional.

Como preámbulo, preciso advertir que no soy consejero en recursos humanos, tampoco trabajé jamás en una reclutadora de personal ni nada por el estilo. Soy un periodista con algo de sentido común y un poco de calle. Capaz en el panel de comentarios aparecerá (eso espero) un experto en el tema que pueda refinar este aporte en beneficio de la comunidad que lee el blog.

Puntualicemos:

  1. No existe un CV perfecto. La magia puede que esté en todos lados menos en la elaboración de una carta de presentación, pues, en definitiva, y eso te lo confirmarán las entrevistas de trabajo en el Uruguay, tu mejor CV eres tú mismo. Tú forma de abordar la búsqueda de empleo, la actitud con la que te presentas en cada entrevista, la energía que le transmites al empleador y la manera de afrontar los retos. Existen sí modelos “ideales” de lo que debe ser un CV sencillo. Todos tienen más o menos lo mismo: datos personales (actualizados), una buena fotografía, estudios realizados, experiencia laboral y aptitudes.
  2. “¿Y qué datos ‘actualizados’ coloco si estoy esperando por cita en el Ministerio de Relaciones Exteriores o aún está en trámite mi residencia Mercosur?”. Número telefónico de contacto, dirección, email y número de pasaporte con el agregado “(cédula en trámite)”. Puedes trabajar con tu pasaporte aunque en algunos sitios solicitan la cédula uruguaya. Demás está decir que cada empresa es libre de fijar su política de admisión de personal. No obstante, por lo general ésta es muy flexible, así que difícilmente eso será un tropiezo.
  3. “¿Qué estudios debo colocar?”. La experiencia personal y la de muchos amigos acá confirmaron lo que los grupos de Facebook tienen rato diciendo: si buscas trabajo como asistente administrativo, recepcionista, vendedor en una tienda o mozo en un restaurante, entenderás que nada haces colocando el título de tu postgrado o la mención de la carrera en que egresaste, a menos que sea vinculante. En principio es difícil borrar nuestros méritos académicos por un tema de orgullo personal (justificado), empero, ciertamente hay que adecuarse. La lógica nos dice que los médicos no trabajan en call-centers ni los abogados en zapaterías, pero tampoco la lógica previó que la diáspora de profesionales venezolanos iba a ser tan grande. A muchos de los que conozco les ha ido bien mencionando en el CV solo su titulación universitaria principal (si la tienen) y su titulación de bachillerato.
  4. Experiencia laboral: naturalmente deberás colocar la venezolana. Busca la más a tono con el trabajo que aspiras y si no la tienes, obvia este segmento. Siempre será mejor decir la verdad: no tienes experiencia como cajera de una panadería, pero igual lo puedes hacer muy bien. Luego de eso, algunas aptitudes genéricas: responsabilidad, puntualidad, compromiso con los nuevos retos laborales, disponibilidad horaria…

Modelos de CV

Hay millones de plantillas y millones de tutoriales. No hay nada nuevo que decir, solo buscar en Internet algún modelo que sirva de ejemplo y cumpla con los parámetros sugeridos anteriormente. Con una sola página es suficiente. Intenta no colapsarla de texto y, por tu bienestar, evita cualquier detalle ortográfico. Algunos sitios en Internet con plantillas gratis que me parece que pueden ayudar un poco son: empapelarte, miCVideal, mclanfranconi y magicalartstudio.

Sobre el currículo requerido por las universidades e institutos de investigación

Para quienes van a realizar estudios de postgrado en Uruguay, o buscan empleo en universidades como becarios, investigadores o docentes, agrego lo siguiente: la Universidad de la República cuenta con un formato específico de CV (por lo general se usan las siglas “CVUy”) que pueden utilizar para aplicar en ésta y las otras casas de estudios superiores (he visto otros mucho más sencillos como el de la Universidad ORT, sin embargo creo que el CVUy es el más completo y cumple con las exigencias de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación). Les dejo un modelo publicado por la Facultad de Comunicación e Información, una plantilla en word y la guía oficial de la Udelar para la elaboración del CVUy.

Espero que este post sirva como un modesto aporte para todos los que siguen con interés el blog.

¡Éxito!

Ángel Arellano
Email: asearellano@yahoo.es
Twitter: @angelarellano
www.angelarellano.com.ve

¿Emigrar de Venezuela sin recursos es posible?

La pregunta, ¿Cuánto necesito para emigrar? es típica y difícil de contestar pues son muchas las variables que influyen en la respuesta pero este post de uno de mis blogueros favoritos que además es venezolano y expatriado da una respuesta mejor a la que yo pude haber redactado así que lo comparto con ustedes. No es un mensaje para desalentar sino mas bien para recordarles lo importante que es pensar bien a dónde se va a emigrar y a tener expectativas realistas de lo que les espera.

Canario del Mundo

Debido a la gran cantidad de preguntas, comentarios o ruegos desesperados que me llegan a través del blog o de mi correo electrónico, me encuentro cada vez más en la disyuntiva de como responder a esa inquietud, hasta donde se puede llegar sin recursos o que tan real será plantearse un proceso migratorio sin recursos. Evidente es, que la respuesta a esa pregunta depende mucho del destino, las capacidades, de como se viaja, de la suerte, pero sobre todo de que tan realista sean los planes de quien quiere aventurarse a un proceso muy complicado y complejo sin poseer el mínimo colchón necesario, recordemos que no somos balseros que salimos con lo puesto.

Tomada de: http://www.martinoticias.com

Ver la entrada original 1.759 palabras más

Un Año Blogueando: ¿Qué les puedo decir?

Screen Shot 2016-05-16 at 10.07.10 AM

FELIZ CUMPLE! Parece mentira que ya hace un año que se me ocurrió la brillante idea de reubicarme en Uruguay y que buscando información me topé con la página de Facebook Venezolanos en Uruguay!!! Allí alguien recomendó la idea de crear un blog donde todas las preguntas que tanto se repetían y sus respuestas estuvieran concentradas. La idea me pareció genial y pasaron varios días y nadie se animaba a hacerlo así que me puse a escribir. Desde entonces el pequeño blog ha recibido mas de 200.000 visitas y personalmente he respondido a mas de 400 comentarios, unos 500 emails, y cientos de mensajes via Twitter, Instagram, WhatsApp y Facebook. Ha sido (y espero que siga siendo) una experiencia increíble conocer sus historias. Gracias por la confianza y espero que les vaya genial… eso sí, recuerden:

Cada proceso migratorio es único – el éxito de cada quien será el resultado del plan que armen y como lo ejecutan. Este blog es solo UNA fuente. El internet es tu mejor aliado y tu te conoces mejor que nadie. No sigas mis pasos (ni los de nadie). Construye tu propio camino, el que te convenga mejor, el que está diseñado para lograr tu propio éxito.

Les recuerdo que comencé el blog antes de mudarme y personalmente solo tengo tres meses y medio en Uruguay. Hoy les voy a contar un poco de mi experiencia hasta ahora.

Antes de venir a Uruguay – No conocía Uruguay ni a nadie en Uruguay antes de decidirme. En ¿Cómo elegir un país para emigrar? mas o menos explico como tome la decisión. Yo identifiqué cinco características importantes: (1) Facilidad de Residencia, (2) Idioma, (3) Posibilidades Laborales con mi nivel de inglés (nativo) y profesión (marketing), (4) Cercanía a Venezuela y (5) cultura local compatible.

En Facebook alguien me pasó el documento Guía para vivir en Uruguay (descarga directa) y en Noviembre 2015 pedí mi cita para la residencia. En Noviembre había cita para Febrero (recuerden, esto es algo que hay que pedir con antelación).

Mi Primera Semana en Uruguay – Yo llegué al Hotel Alvear en pleno centro de Montevideo (reservé con booking.com) y a solo cuadra y media del Ministerio de Relaciones Exteriores. Llegué un domingo 31 de Enero y mi cita era el 5 de Febrero. Aproveché los primeros días para caminar la ciudad, sacar el carné de salud (si, aquí se dice carné), obtener la Tarjeta STM para usar el transporte público, ponerle línea a mi celular (con ANTEL), y pedir la cita para la cédula para el mismo 5 de febrero pero en la tarde. Lee Viernes Sociales: Residencia y Cédula.

La Vivienda – Esa primera semana en Montevideo también la usé para buscar donde vivir. Para mí era importante conseguir una habitación para mi sola y por lo tanto las residencias no me servían. Las pensiones que visité fueron terribles pero finalmente a través de una amiga venezolana que había hecho en Facebook, y que había llegado un poco antes que yo, supe de un quasi-monoambiente que estaba disponible. Mi apartamentico es un cuarto grande dentro de una casa que comparto con 8 personas mas. He corrido con muchísima suerte pues esos ocho extraños en poco tiempo se han convertido en familia. Me encuentro ahora en la zona de Unión que no es muy retirado del centro de la ciudad y que tiene muy buena locomoción.

El Trabajo – Antes de llegar a Uruguay ya me había inscrito en todas los portales de empleo que pude y al llegar compré El Gallito (viene dentro de El País los domingos). Aunque mi área profesional realmente es marketing, tengo muchos años de experiencia dando clases de inglés así que preparé tres CV: (1) Profesor de Ingles, (2) Profesor Universitario de Comunicación, y (3) Especialista de Marketing. Actualicé mi CV en los portales de empleo, entregué en persona en cuánto lugar se me ocurrió, y apliqué vía email a otros tantos. Me llamaron de un colegio bilingüe a los pocos días y pensando “agarrando aunque sea fallo” acepté la oferta de empleo que me hicieron. Allí una nueva compañera de trabajo me habló de un instituto cercano que también buscaba teacher y fue así como el 15 de Marzo, seis semanas después de haber llegado a Uruguay me encontré trabajando mas de 40 horas a la semana.

OJO! Aquí en Uruguay se cobra una vez al mes, generalmente dentro de los primeros 10 días del mes. Aunque yo comencé a trabajar relativamente rápido, fue apenas esta semana pasada que cobré mi primer sueldo completo (de los dos trabajos).

La Salud – Al comenzar a trabajar, la empresa te inscribe en el Banco de Previsión Social (BPS) y entonces eres libre de elegir una mutualista para afiliarte o decidirte por ASSE, la salud pública. Yo entre a http://atuservicio.uy/ y allí comparé varias prestadoras de salud y me decidí por Circulo Católico. Ya lo he usado y no tengo queja. Las policlínicas no serán las mas modernas en infraestructura pero el trato es cordial y el servicio es bueno.

Costo de Vida – Actualmente mis gastos mensuales rondan los 22000 pesos al mes (unos US$690): 11000 en alquiler, 3000 en transporte, 5000 en comida, aseo personal, y artículos de limpieza, 500 en teléfono (mas que todo data), y 2500 en gastos varios: ropa, entretenimiento, etc. Mis dos sueldos me permiten ahorrar un poquito y/o enviar dinero a Venezuela.

El Futuro – Ya al cumplir tres meses trabajando puedo obtener una TDC uruguaya y optar por garantía de vivienda a través de Porto Seguro así que espero pasar las vacaciones de invierno buscando apartamento.

Seguiré trabajando para mantener el blog actualizado con información relevante para los venezolanos que estén pensando en emigrar a Uruguay siempre recordándoles que el blog no toma el lugar de la investigación que cada quien tiene que hacer. Aquí les dejo claro como hacer el trámite y una guía básica para que armen su plan; pero no olvides, es TU PLAN! 

Un Beso, Antonieta.

Cómo se ve lo que sucede en Venezuela

Venezuela a un paso del abismo

Esta semana aprovecho el espacio que me brinda el blog Venezolanos en Uruguay para reproducir la nota del colega periodista uruguayo Emanuel Bremermann sobre la situación en nuestro país, publicada el pasado domingo 08/05/2016 como trabajo principal en la edición del diario El Observador.

Venezuela a un paso del abismo

El país enfrenta una crisis que golpea todos los flancos de su población

Por Emanuel Bremermann

Los venezolanos se están acostumbrando a varias situaciones atípicas. Por ejemplo, a ir al supermercado y volver sin nada. Pero además, también se están acostumbrando a los cortes eléctricos de 4 horas o más, a la falta de medicamentos y a la delincuencia generada por todas las situaciones anteriores. En resumen, los venezolanos se están acostumbrando a ver cómo la calidad de vida de una amplia mayoría está descendiendo a niveles alarmantes.

Pese a que generalizar sería un error, la prolongada situación de desabastecimiento que sufre el país desde hace un largo tiempo está afectando a gran parte de la población, que ve cómo sus políticos se enfrascan en una guerra por la revocación del gobierno mientras las góndolas de los supermercados están vacías desde hace meses y el salario mínimo no cubre las necesidades básicas de una familia promedio.

Ángel Arellano tiene 25 años y es venezolano. Vino a Uruguay a fines del año pasado para realizar un doctorado en Ciencias Políticas en la Universidad de la República, y pese a que ya hace más de cinco meses que vive en el país, la realidad de su tierra lo toca directamente todos los días. “El venezolano de a pie, como le llamamos nosotros, está golpeado por todos lados. Todos los servicios son una calamidad” explica el joven, con una frase que, en cierto modo, resume la situación de su país.

Como explica Arellano, la sociedad venezolana ha recibido golpes desde todos los flancos, algunos de los cuales llevan ya largo tiempo gestándose. A la crisis de desabastecimiento se le suma una precaria situación energética, producto en parte del fenómeno del Niño, que azotó fuertemente el territorio caribeño este año, además de una crisis en el acceso a los medicamentos que remonta su origen al exilio de varios laboratorios años atrás.

Debido a la complicada situación, el parlamento venezolano, dominado por una coalición opositora denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), declaró en febrero la “emergencia nacional alimentaria”, algo que dio inicio a varios enfrentamientos entre oficialistas y opositores.

En resumen, el gobierno de Maduro acusa a la oposición y a grupos empresariales del país de generar una “guerra económica” que busca desestabilizar su mandato, mientras que para la oposición la raíz de la crisis y el desabastecimiento radica en la incompetencia gobernante del chavismo.

El último ataque del presidente fue contra Polar, la mayor empresa cervecera y alimentaria del país, que frenó la producción de varias de sus plantas la semana pasada. “Aquel que pare una planta, una industria o una fábrica será castigado con la ley” declaró Maduro.

Sin embargo, el trasfondo de la crisis está mucho más relacionado a la caída de los precios internacionales del petróleo –la principal exportación venezolana que genera el 96% de las divisas que recibe el país– y a un profundo desequilibrio fiscal por la contracción de los ingresos y el mal manejo de los fondos públicos, que llevaron a la inflación a 180,9% en 2015.

El control cambiario implementado por el gobierno afectó asimismo directamente los precios y provocó el desabastecimiento, ya que Venezuela importa casi la totalidad de los alimentos que consume.

“En Venezuela se ha llegado a un punto donde las personas se pelean en las calles por comida. Cuando la gente no consigue los alimentos en los supermercados, algo que sucede frecuentemente, se terminan generando revueltas y episodios de violencia, que han dejado a muchas personas heridas”, agregó Arellano.

Otro problema encadenado a la escasez de alimentos es el de los revendedores. Según Alfonzo Rodríguez, venezolano residente en Uruguay desde hace algunos meses, la reventa de alimentos a precios exorbitantes es una realidad cada vez más común, a la que muchas veces los venezolanos no pueden escapar. “La gente que esta desempleada y tiene tiempo va y hace la fila en los supermercados. Luego revende esos alimentos diez veces más caros de lo que salen en realidad. Por lo tanto, la gente que busca determinados productos y no consigue ir el día que estos se ponen a la venta, termina pagando por ellos un precio irreal”.

Rodríguez explica que, por culpa de estos revendedores, para muchos trabajadores que perciben el salario mínimo completar la canasta familiar es casi imposible. Actualmente este gira en torno a los 15 mil bolívares, algo así como US$ 40 por mes, luego de que Maduro decretara un aumento del 30% la semana pasada.

Crisis sin remedio

Casi a la par de la precariedad de la situación alimenticia, los venezolanos también deben lidiar con la falta de elementos tan comunes como una aspirina para el dolor de cabeza o para bajar la fiebre. “Los laboratorios y empresas médicas nacionales comenzaron a cerrar a inicios de la crisis del control cambiario, en 2012. Ese año también comenzaron a irse los laboratorios extranjeros, y poco a poco el país comenzó a entrar en un caos, al punto de que hoy en día hay un desabastecimiento del 90% de los medicamentos, algo que fue avalado no solo por la Federación Médica Venezolana sino por la Organización Mundial de la Salud”, explica Arellano.

Ante esta situación, los venezolanos han buscado otras alternativas para llegar a los medicamentos. “A través de los grupos de WhatsApp, yo veo como mis amigos en Venezuela piden constantemente medicinas para sus hijos, o también se avisa cuando uno tiene un lote de ellos a punto de vencer y quiere donarlos”, explica Rodríguez.

Los hospitales también sufren de graves carencias en cuanto a la atención, dado que no tienen los ingresos necesarios para el mantenimiento de los equipos, por lo que muchos pacientes en estado crítico no pueden ser atendidos. “Es incomprensible como en un país que donó US$ 10 millones a un hospital en otro país (por la donación del gobierno venezolano al Hospital de Clínicas de Uruguay en 2011) no tiene pastillas para el dolor de cabeza o para la fiebre”, concluye Arellano.